Otra vez igual, todas las noches antes de dormir repasamos los días (…martes, miércoles,… dice Jaime hasta llegar al sábado). En general, para las personas con TEA organizarse y poder anticipar lo que va a pasar es muy importante, les aporta tranquilidad.

Otros hablamos de la rutina, nos cansa hacer siempre lo mismo, la constante repetición. Pero en el fondo nos pasa algo parecido pues para sentirnos seguros necesitamos saber que las cosas van a ser de cierta manera o, por lo menos, que no va a haber cambios importantes en lo habitual.

A algunos nos alivia romper la monotonía de manera puntual y luego regresar a aquello en lo que nos sentimos tranquilos (…sábado descansar, dice Jaime creando a su vez otra rutina que rompe con la anterior).