Pero… ¿tu hijo Jaime te quiere? Es una pregunta habitual.

Si preguntamos qué es querer es probable que obtengamos distintas respuestas, incluso si leemos sobre el amor podemos llegar a ver cosas contradictorias.

Pero en todo caso se trata de sentir y para las personas con TEA no es fácil entenderlo y expresarlo. Muchas de ellas, cuando pueden hacerlo, te preguntan buscando comprender cosas que para los demás nos resultan evidentes, simples o sencillamente intuitivas.

Y como tal sentimiento resulta ser algo personal y que puede expresarse de muchas formas.

Creer es gratis y puedo creer cualquier cosa, puedo creer que Jaime me quiere. Pero saber es distinto, es difícil, aunque eso sí, sé que para él soy importante y eso es mucho para mi (Jaime me mira sonriente y dice “y si te quiero mucho… mamá”, de eso no tenemos ninguna duda)