Trasteando por internet di con un artículo publicado en mayo de 2017 en BBC titulado “el autismo de mis hijos me trae pensamientos oscuros” (http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias-39770520). En resumen, venía a expresar la presión que sentía en su entorno la madre de tres hijos con autismo para dar una imagen optimista de su situación.

Quizás, muchas veces parece que se dé la sensación de que no pasa nada, de que tener un hijo con una discapacidad es una bendición o de que los padres son héroes ante una situación excepcional. Pero eso es un error, no todas las situaciones son iguales ni las personas reaccionamos igual.

Por eso quería escribir esta reseña para, de alguna manera, mostrar que no hay una manera única a la hora de afrontar una situación, que no eres mejor o peor por el hecho de expresar unas emociones que van contra corriente, o que en muchos casos las circunstancias pueden acabar por superarnos.

Si algo pretendemos dando visibilidad a los TEA es que se les conozca y que se sepan las múltiples realidades que existen a su alrededor, sin juzgar en ningún caso las actitudes ni las decisiones de aquellos que nos hemos de enfrentar a una realidad que se escapa de lo habitual.

Solo hay una cosa que entiendo si debería ser común y que es lo que, de alguna manera, nos debería mover: las personas más vulnerables deben de ser las importantes… y luego venimos los demás.

.